viernes, 16 de enero de 2015

Mas allá de la coherencia cardiaca.


El cerebro humano se divide en dos hemisferios, a modo de dos cerebros; un cerebro emocional encargado de las emociones y un cerebro racional que se ocupa del razonamiento.

El cerebro racional gestiona la atención y trata de "controlar" al emocional. Pero si este control se torna exagerado nos desconectamos de la información emocional y, por consiguiente, de la orientación tan valiosa que nos proporciona.

El cerebro emocional está principalmente dirigido a la supervivencia y a la creatividad, llegado el caso, puede dominar al cerebro cognitivo en caso de peligro, real o imaginario, incluso bloquearlo. Cuando las emociones son demasiado intensas, obsesivas,  pasan a dominar el funcionamiento de la mente, dando lugar a estados de ansiedad, depresión, miedos irracionales y un sinfín de desequilibrios energéticos.
De hecho la interacción constante, caótica, de un hemisferio con otro, provoca un salto constante de pensamientos. ( Mente mono ). Un estimulo externo o interno provoca un pensamiento que a su vez puede provocar otros , hasta que un nuevo estímulo aparece y comienza el ciclo de nuevo.

Cuando los dos cerebros se sincronizan, se complementan, el emocional indica la dirección hacia la que queremos ir y el cognitivo busca cómo avanzar por ese camino de la forma más adecuada.
Esta "invasión" de pensamientos y emociones tienen su reflejo en el funcionamiento del corazón.

La regularidad  de la frecuencia entre latidos es síntoma de un corazón sano y preparado para adaptarse a los cambios. Estudios del Instituto Heart Math han demostrado que las emociones se reflejan claramente latido a latido en el ritmo cardiaco. Se puede medir fácilmente y se ha denominado de Variabilidad del Pulso Cardiaco o VPC.

Las emociones negativas, como el estrés, no solo aceleran el ritmo cardíaco si no que también la frecuencia se hace más irregular. El corazón se acelera y desacelera siguiendo un patrón caótico.

Con las emociones positivas, sin embargo, la variación del ritmo cardíaco se vuelve más regular, es lo que se conoce como coherencia cardíaca.
La coherencia entre el corazón y el cerebro emocional equilibra el sistema nervioso autónomo y facilita el funcionamiento del cerebro. Este equilibrio trae como consecuencia una reducción de la ansiedad y la depresión, el descenso de la tensión arterial y el estímulo del sistema inmunitario, entre otros beneficios.

Pero hay algo mas importante. La Neurociencia, por un lado ha hecho avances muy notables y por otro  es más accesible y cercana a nosotros, y nos facilita que podamos aprender cómo actuan nuestra Mente y nuestro Cerebro. ¡Y eso es un regalo! Porque nos permite conocer cómo funcionamos y utilizarlo para diseñar estrategias que nos mantengan en equilibrio y por tanto sanos.nos permite  fundamentar en conocimientos científicos lo que antes eran estudios empíricos e intuiciones.

Hemos hablado del Cerebro, de sus Hemisferios y sus funciones, y como influencian en el corazón ¡Pero las últimas investigaciones sobre el Corazón  demuestran que éste también tiene su Cerebro!

Se ha descubierto que el Corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas. Puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del Cerebro, y además puede aprender, recordar e incluso percibir. Es capaz de anticipar situaciones y predisponer el cuerpo para reaccionar ante ellas antes que cualquiera de los cerebros ubicados en nuestra cabeza.
Vamos, que lo de las corazonadas va a tener al final base científica.

Una entrevista de Annie Marquier, (Licenciada en Matemáticas e investigadora de la Conciencia), explica cómo el Corazón forma parte de nuestra Conciencia, y cómo el Sentir y esa conexión junto con la intuición, forman parte de las caracteristicas de la Raza Humana. Y un artículo del “Instituto HeartMath” dedicado a la investigación en éste área y hace poco publicarón en la Revista “Science of the Heart” sus últimos avances complementan estos avances.
¡ Son muy, muy interesantes !





Entrevista a Annie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia.
Tras estudiar Matemáticas y la carrera de piano y órgano fue profesora en La Sorbona. Luego se instaló en India y participó en la creación de la comunidad de Auroville con Sri Aurobindo y Krishnamurti. Y poco después fundó en Quebec el “Instituto para el Desarrollo de la Persona”. Es autora de los maravillosos Libros: “El poder de elegir”, “La libertad de ser” y “El maestro del corazón” (Ed. Luciérnaga).
“Tengo 72 años y sigo siendo joven. Nací en Toulouse y vivo en Canadá. Estudié la carrera de Matemáticas y piano. Creo que el ser humano lleva consigo un potencial extraordinario de conciencia, inteligencia, sabiduría y amor; descubrimientos científicos recientes lo constatan”.
Annie Marquier lleva muchos años investigando la intersección entre la Ciencia y la Conciencia, y sus planteamientos son siempre rigurosos y están documentados.
Y ahora pensaréis: “Que el corazón tiene Cerebro es una metáfora, ¿no?”Pues no chicas. No es una metáfora.
Se ha descubierto que el Corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas, y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.
¿Es inteligente?
Gracias a esos circuitos tan elaborados, parece que el Corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del Cerebro, y además puede aprender, recordar e incluso percibir.
 Existen cuatro tipos de conexiones que parten del Corazón y van hacia el Cerebro de la cabeza:
Primera conexión -> La Comunicación Neurológica mediante la transmisión de impulsos nerviosos. 
El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del Cerebro según las circunstancias.
¿Significa eso que el Corazón puede influir en nuestra manera de pensar? Sí. Puede influir en nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones.
Segunda conexión -> La información bioquímica mediante hormonas y neurotransmisores.
El Corazón es el que produce la hormona ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis.
Uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, la que se conoce como hormona del amor.
Tercera conexión -> La Comunicación Biofísica mediante ondas de presión.
Parece ser que a través del ritmo cardiaco y sus variaciones el corazón envía mensajes al cerebro y al resto del cuerpo.
Cuarta conexión ->La comunicación energética.
El campo electromagnético del Corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo.
Es 5.000 veces más intenso que el campo electromagnético del Cerebro, y se ha observado que cambia en función del estado emocional que tengamos.
Cuando tenemos Miedo, frustración o estrés se vuelve caótico, y sólo se ordena con las emociones positivas.
El campo magnético del Corazón se extiende ¡entre 2 y 4 metros alrededor de nuestro cuerpo físico!, es decir, que todos los que nos rodean reciben la información energética contenida en nuestro Corazón.
 ¿A qué conclusión nos llevan estos descubrimientos?
Conclusión: El circuito del “Cerebro del Corazón” es el primero en tratar la información, la cual pasa después al “Cerebro de la cabeza”.
¿No será este nuevo circuito un paso más en la evolución humana?
Hay dos clases de variación de la frecuencia cardiaca:
  • Una es armoniosa, de ondas amplias y regulares, y toma esa forma cuando la persona tiene emociones y pensamientos positivos, elevados y generosos.
  • La otra es desordenada, con ondas incoherentes, y toma esa forma cuando la persona tiene emociones y pensamientos negativos, como el miedo, la ira o la desconfianza.
Pero hay más, las ondas del Cerebro se sincronizan con estas variaciones del ritmo cardiaco.
Es decir, que el Corazón tiene más fuerza y arrastra a la Cabeza.
La conclusión: El Amor del Corazón no es una emoción, es un estado de Conciencia inteligente.
Cuando el ser humano utiliza el “Cerebro del Corazón” crea un estado de coherencia biológico. Todo se armoniza y funciona correctamente. Es una inteligencia superior que se activa a través de las emociones positivas.
Parece que nadie lo utiliza. Es un potencial no activado.
 ¿Y cómo puedo yo activar ese circuito? 
Cultivando las cualidades del Corazón:
  • La apertura hacia el prójimo, la escucha, la paciencia, la cooperación, la aceptación de las diferencias, el coraje, la empatía, la ternura,…
¿Santas las 24 horas? pensarás…
No se trata de ser una Santa, ¡ni muchísimo menos!
Se trata de la Práctica Consciente de pensamientos y emociones positivas.
En esencia se trata de liberarse del espíritu de separación y de los tres mecanismos primarios de reacción:
1.- El miedo
2.- El deseo
3.- El ansia de dominio
Mecanismos que están anclados profundamente en el ser humano, porque nos han servido para sobrevivir millones de años.
¿Y cómo nos libramos de ellos? 

Tomando la posición de Observadores, auto-observando nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos, y escogiendo de forma consciente las emociones que sin duda nos hacen sentir bien.
Debemos aprender a confiar en la intuición y reconocer que el verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior, sino en nuestro interior.
Cultiva el silencio, contacta con la naturaleza, vive periodos de soledad, medita, contempla, cuida tu entorno vibratorio, trabaja en grupo, vive con sencillez. Y preguntale a tu Corazón cuando no sepas qué hacer.
A mi modo de verlo es una confirmación más de la teoría de la Medicina China, la cual dice que el Corazón es el centro del Shen (término chino que engloba “emociones, conciencia, espíritu y psique”). El término “Shen”, traducido con frecuencia hoy en día como ”espíritu”, incluye algunos de los conceptos más complejos de la medicina tradicional china, se refiere al mecanismo de Cambio, la transformación súbita y profunda, la cual se ve claramente reflejada en los ojos de una persona, en su brillo, (se dice que los ojos son el espejo del Alma)  :-)
El Corazón es el Maestro del cuerpo y el Emperador de las redes de órganos.
El antiguo libro de las definiciones [Neijing] se refiere al Corazón como el Gobernante del cuerpo humano, la sede de la conciencia y la inteligencia.
Los 12 meridianos del cuerpo obedecen las órdenes del corazón. El corazón es el emperador del cuerpo humano.
Fuente: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120314/54267641495/annie-marquier-corazon-cerebro.html

Investigación del Instituto de HeartMath.

Los investigadores del Instituto de HeartMath han demostrado que el Corazón humano, además de sus otras funciones, posee su propio Cerebro, lo que ellos llaman el “Cerebro del Corazón”, el cual interactúa y se comunica con el “Cerebro de la Cabeza”. Y ambos (Cerebro-Corazón y Cerebro-Cabeza), intercambian información crítica que influye en cómo funciona el cuerpo.
Los científicos creían que era el Cerebro quien enviaba la información y emitia esas órdenes en referencia al cuerpo físico, (incluyendo el Corazón). ¡Pero ahora se ha demostrado todo lo contrario!, es el Corazón quien lidera al Cerebro.

Las investigaciónes han demostrado que el Corazón se comunica con el Cerebro de cuatro formas principales:
  1.  Neurológicamente, a través de la transmisión de los impulsos nerviosos.
  2. Bioquímicamente, a través de hormonas y neurotransmisores.
  3. Biofísico, a través de ondas de presión.
  4. Energéticamente, a través de interacciones de campo electromagnético.

Investigadores del Instituto HeartMath explican en la revista “Science of the Heart” que todo esto afecta significativamente a la actividad del Cerebro. Y además muestran que los mensajes que el Corazón envía al Cerebro también pueden afectar a nuestro rendimiento.
Fuente: http://www.heartmath.org/
 Cuando el Corazón es Coherente
Una manera importante en la que el Corazón puede influir positivamente en todo nuestro Cuerpo y Mente es cuando es Coherente, es decir, cuando experimenta un patrón estable, sin ondulaciones severas ni cambios bruscos en sus ritmos. (Lo cual ocurre cuando experimenta emociones y pensamientos positivos, potenciadores y armoniosos)
Cuando el Corazón es coherente, el Cuerpo, (incluyendo el Cerebro), comienza a experimentar todo tipo de beneficios, entre ellos una mayor claridad y habilidad mental, una mayor relajación física y mental, una mejor toma de decisiones, etc.
Aunque el Corazón y el Cerebro están en comunicación constante y automática, cada uno de nosotros también tenemos nuestra capacidad consciente de dirigir nuestros Corazones para comunicarnos de manera beneficiosa e intencional con nuestros cuerpos.
Cuando intencionadamente experimentamos emociones positivas y sinceras, como el cuidado, la compasión o el aprecio por alguien o algo, el Corazón procesa estas emociones ¡y comienza a ser coherente y enviar información positiva a lo largo de todo el cuerpo!. Lo cual nos trae una cantidad ilimitada de beneficios a todos nuestros cuerpos: Físico, Mental, Emocional y Espiritual.
 El Corazón tiene razones que la Razón no entiende
Neurocientíficos han descubierto que:
Primero sentimos y luego pensamos.
Joseph Ledoux, psicólogo estadounidense, señala frente a esa idea que la razón es una herramienta al servicio de la emoción.
Nuestros Cerebros (y Mentes) aman las dicotomías, como: razón / emoción, bueno / malo, conservador / liberal, viejo / nuevo, etc. Vivimos en un mundo Dual.
En 2002, Daniel Kahneman, ganó el Premio Nobel de Economía, (además de economista es psicólogo).
El Premio le fue concedido “por haber integrado aspectos de la investigación psicológica en la ciencia económica, especialmente en lo que respecta al juicio humano y la toma de decisiones bajo incertidumbre”.
Gracias a sus investigaciones se han podido explicar conductas o comportamientos no racionales en los seres humanos.
En el mundo occidental, habitualmente nos hemos guiado por el principio que Descartes resumió como: “Pienso, luego existo”. Tratamos de controlar y organizar nuestras vidas, tomando decisiones lo más lógicas y óptimas posibles, como los perfectos seres racionales que supuestamente somos.
Sin embargo, ¿Te has parado a pensar que somos seres Creadores?, ¿Alguien te ha hablado de las capacidades del Hemisferio Derecho de tu Cerebro?, ¿Sabes cómo funciona y cómo Potenciar sus capacidades?
¡Pues ha llegado el momento querida amiga! Porque ahí reside tu Soberanía.
 ¡El Corazón y el Cerebro son un Equipo!, Conoce cómo funcionan y ponlos a trabajar
Espero que con este post observes y reconozcas más tu Sentir, valores más a tu inteligente Corazón y todo lo que él procesa y SIENTE a lo largo del día.
 El Ser Humano es completo y complejo, y eso le hace ser Poderoso e ilimitado. Otra cosa es que no lo creamos y todavía confiemos nuestro poder al exterior, ¡cuando todos los recursos los tenemos en nuestro interior!, sólo hay que darse cuenta y permitirnos descubrirlos…



Ejercicio de coherencia cardíaca

  1. Dirija su atención hacia el área del corazón en la región central del pecho.
  2. Respire de forma lenta y profunda imaginando que el aire entra y sale a través del corazón.
  3. Comience a conectar con la sensación de calor y expansión que surge en el pecho.
  4. Evoque ahora una imagen o un recuerdo que le produzca un sentimiento de gratitud o de felicidad y deje que le invada ese sentimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario