viernes, 11 de abril de 2014

Que es el vipassana, la respiración consciente .

El sistema de meditación de Buda era el vipassana. Vipassana significa ser testigo y es uno de los mejores métodos, el método de observar tu respiración… simplemente, observar tu respiración.
Respirar es un fenómeno tan simple y natural y se realiza veinticuatro horas al día. No tienes que hacer ningún esfuerzo. Si repites un mantra, tendrás que hacer algún esfuerzo, tendrás que forzarte. Si dices: «Rama, Rama, Rama», tendrás que esforzarte continua­mente. Y muchas veces te olvidarás. Además, la palabra «Rama» también pertenece a la mente y nada que sea de la mente puede llevarte más allá de la mente.
Buda descubrió un método completamente diferente. Basta con observar tu respiración… el aliento que entra, el aliento que sale.
Hay cuatro cosas que se deben observar. Siéntate en silencio y empieza por ver la respiración, por sentir la respiración. La prime­ra cosa es el aliento que entra. Después, cuando el aliento ha en­trado, se detiene un momento… es un momento muy breve, pero se detiene una fracción de segundo; esa es la segunda cosa que hay que observar. Después, el aliento da la vuelta y sale; esa es la tercera cosa que hay que observar. Y una vez más, cuando el aliento ha salido del todo, se detiene durante una fracción de segundo; esa es la cuarta cosa que hay que observar. Entonces, el aliento empieza a entrar de nuevo… ese es el círculo de la respiración. Si puedes observar estos cuatro aspectos, quedarás sorprendido, asombrado del milagro de un proceso tan simple… porque la mente no interviene.
Observar no es una cualidad de la mente. Observar es la cuali­dad del alma, de la conciencia. Observar no es un proceso mental en absoluto. Cuando observas, la mente se detiene, deja de existir. Al principio te distraerás muchas veces y la mente entrará y em­pezará a divagar, saltar de un pensamiento a otro, jugar a sus  juegos de siempre. Pero cuando percibas que te has distraído, no hay necesidad de sentirse culpable o arrepenti­do… simplemente, reanuda la observación, vuelve a observar una y otra vez tu respiración. Poco a poco, poco a poco, la mente interfe­rirá cada vez menos.
Se dice que cuando seas capaz de observar tu respiración durante cuaren­ta y ocho minutos seguidos, quedarás iluminado. Esto te va a sor­prender. ¿Solo cuarenta y ocho minutos? Porque te parece que no es muy difícil… ¡solo cuarenta y ocho minutos! Pues es muy difícil.
En solo cuarenta y ocho segundos, caerás muchas veces víctima de la mente. Inténtalo con un reloj delante; al principio no podrás mantenerte vigilante ni sesenta segundos. En solo sesenta segun­dos, en un minuto, caerás dormido muchas veces. Te olvidarás de observar… la observación y la vigilancia quedarán olvidadas. Alguna idea te llevará lejos, muy lejos. Y de pronto te darás cuenta… mira­rás el reloj y verás que han pasado diez segundos. Durante diez se­gundos no estuviste vigilando.
Pero poco a poco, poco a poco… es cuestión de tino; no es cuestión de práctica, sino de tino… poco a poco lo irás absorbiendo. Porque esos pocos momentos en los que estás vigilante son de una belleza tan exquisita, de una alegría tan tremenda, que una vez que hayas saboreado esos pocos momentos querrás volver una y otra vez… sin más motivo que por el gozo de estar ahí, presente ante la respiración.
No es el mismo proceso que hacemos en el yoga. En el yoga, el proceso se llama pranayam; es un proceso completamente diferente. En el pranayam haces aspiraciones profundas, te -llenas el pecho con todo el aire posible, absorbiendo cada vez más oxígeno; después vacías los pulmones todo lo posible, expulsando todo el dióxido de carbono. Es un ejercicio físico… es bueno para el cuerpo, y para la mente, pero distinto de vipassana.
En el vipassana no tienes que cambiar el ritmo de tu respiración natural. No tienes que hacer  inhalaciones largas y profundas; no tienes que exhalar de manera diferente de la normal. Deja que sea absolutamente normal y natural. Toda tu conciencia tiene que es­tar en un punto, observando.
Y si puedes observar tu respiración, también puedes empezar a observar otras cosas. Al andar puedes observar que estás andando, al comer puedes observar que estás comiendo. Y por fin llega un momento en el que puedes observar que estás dormido. El día en que puedas observar que estás dormido quizás te observes tambien transportado a otro mundo. El cuerpo sigue durmiendo, y dentro sigue ardiendo una luz brillante. Tu vigilancia se mantiene sin perturbaciones. Durante las veinticuatro horas del día habrá una corriente subterránea de vigilancia. Tú sigues haciendo cosas… para el mundo exterior, nada ha cambiado, pero para ti ha cambiado todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario